RD es pionera en el Caribe en producción de vinos de frutas

República Dominicana es pionera en el Caribe en la producción de una variedad de vinos de frutas (cereza, cacao, naranja, maguey, fresa, chinola) que tienen un gran potencial para ser colocados en los mercados interno y externo.

Así lo reveló el enólogo chileno Mauricio Navarro Videla, quien trabaja proyectos de elaboración de vinos, durante su participación como invitado en el Encuentro Económico de HOY, junto a Bernarda Castillo, directora del Instituto de Innovación en Biotecnología e Industria (IIBI); Julio Mejía, encargado de Biotecnología Vegetal; Alejandro Tabar Gómez, encargado de Energía Renovable, y Lucía Berigüete, encargada de Transferencia Tecnológica.

Navarro Videla sostuvo que desde el 2013 a la fecha la producción de vino a base de frutas ha registrado importantes avances en el país, al igual que la innovación.

Dijo que para ese desarrollo ha sido fundamental el conocimiento técnico, el cual ha ido ofreciendo el IBII, luego de que se le otorgara la ayuda a unas productoras de vino que fueron identificadas en una de las visitas sorpresa que realiza los fines de semana el presidente de la República, Danilo Medina.

Explicó que fue en octubre de 2013 cuando se inició el primer proyecto, a través del IIBI, con la finalidad de brindar asistencia tecnológica para que los vinos que se elaboran en el país cuenten con estándares internacionales para garantizar su calidad y aceptación en los mercados local e internacional.

Aclaró que el IIBI había hecho algunos intentos para mejorar la calidad de esa bebida, pero que fue a partir esa fecha cuando él puso sus conocimientos como agrónomo y enólogo al servicio de ese instituto.

Narró que todo inició con la asistencia a unas productoras de Hato Mayor, que preparaban un vino a base de cereza y otro a base de cacao.A esto la directora del IIBI agregó que se trabajó con esas mujeres productoras hasta que se logró una notable mejoría en el producto final, es decir, mejor fermentación, aspecto físico en su presentación (aspecto visual).

Recordó que anteriormente el proceso se hacía de una manera totalmente artesanal y que una producción tardaba entre cuatro y cinco meses, obteniendo al final un producto de baja calidad y que era comercializado a bajo precio.

Destacó que fue fundamental la ayuda financiera que brindó el Gobierno para mejorar la infraestructura de la fábrica que tenían las mujeres, lo que conjuntamente con la asistencia tecnológica del IIBI ha representado un importante avance.

De su lado, el enólogo indicó que lo que ha hecho el IIBI es integrar técnicas modernas enológicas que han permitido la elaboración en el país de vinos a base de frutas, lo cual definió como una “hazaña y un desafío” en toda la región del Caribe.

Dijo que gracias a esas técnicas no solo ha mejorado la calidad, sino también que ha aumentado la productividad y las productoras pueden vender el producto a un mejor precio.
Puntualizó que la producción (300 a 400 cajas de vino) que duraba meses, ahora tarda unos 25 días.

Resaltó que cuando se hablaba de vino, no solo en en República Dominicana sino también en otros países, se pensaba en la uva, por lo que tener la oportunidad de elaborar esa bebida con otras frutas es una verdadera innovación que debe ser explotada, por ser una propuesta diferente que convierte al país en el pionero en ese renglón.

Afirmó que República Dominicana tiene mucho potencial para presentar esa innovación a los mercados mundiales y convertirlo en una “marca país”, que cuente con el aval del IIBI.

Dijo que desarrollar esta industria no requiere de altos costos y que la rentabilidad estaría garantizada.

En tanto, la directora del IIBI enfatizó que si se une la parte de la inversión que ha realizado el Gobierno en ayuda a productores agrupados en asociaciones con la asistencia tecnológica y del mercado los resultados tendrían un impacto económico positivo.

Entre las comunidades donde se está produciendo vinos a bases de frutas están Hato Mayor, Altamira en Puerto Plata, Jarabacoa, Loma de Cabrera y Gaspar Hernández.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *